BLOG

24 septiembre 2018

Inconvenientes para la implantación de las certificaciones sostenibles en edificación.

Las certificaciones sostenibles son para las empresas promotoras una guía de buenas prácticas y una forma de diferenciar el inmueble dentro del mercado inmobiliario.
Sin embargo, existen dudas respecto a cómo afectarán los requisitos de la certificación al proyecto, que conviene aclarar.

Obra Breeam Nova Cornella

  1. Sobrecoste económico del proyecto
  2. Documentación justificativa
  3. Afectación en la obra
  4. Plazos de certificación
  5. Claves del éxito

 

1. Sobrecoste económico del proyecto

Las certificaciones, totalmente voluntarias, añaden un valor al edificio representando el compromiso de los promotores con el medioambiente, basando el desarrollo de sus edificios en criterios de sostenibilidad y de alta eficiencia energética.

Aún así, el sobrecoste de incidencia sobre el presupuesto de la obra es real. Como más alto sea el objetivo sobre la calificación dentro de la certificación, más dinero habrá que invertir en la introducción de medidas de sostenibilidad. Niveles de certificación como el Breeam Excelente o el LEED Gold conllevan una inversión elevada.

Pero la entrada de la certificación desde fases del proyecto preliminares es clave para la reducción del impacto económico sobre el proyecto, ya que permite la valoración de la realización de medidas de sostenibilidad, que si se realizan en etapas mas tardías no son viables o son costosas de implantar.

Puedes conocer más sobre las estrategias iniciales y el seguimiento de la certificación en el Caso de estudio Nova Cornella, una promocion de 131 viviendas con certificación  BREEAM Bueno.

2. Documentación justificativa

Las evidencias son necesarias para justificar las diferentes medidas que se han realizado en el edificio ante el organismo certificador, por ello sí que hay una documentación a generar por parte de diferentes responsables.  Las entidades certificadoras como Breeam son las encargadas de divulgarlas. Porqué certificar con Breeam.

Los proyectistas y la ingeniería, son los que se llevan la parte más gruesa del trabajo, ya que los planos y la memoria de proyecto es donde se deben indicar muchas de las medidas que se implantan en el proyecto.

Para ello se debe realizar una lista de documentos exhaustiva de todos los créditos de la certificación sostenible, que identifique cada tipo de tarea o documento a cada responsable , de esta manera desde un inicio se valora el trabajo para cada una de las partes y se puede llevar un control de forma rápida del estado de la certificación.

3. Afectación en la obra

El impacto de la certificación en la obra puede que sea uno de los puntos más conflictivos, ya que muchas veces el constructor ve la introducción de las diferentes medidas como un problema, que realmente a la práctica, con la ayuda de procedimientos fáciles de ejecutar no lo son tanto.

afectación obra

Dentro de las certificaciones hay varios puntos que corresponden a aspectos de la obra, como son el seguimiento de los consumos de energía y agua, la monitorización de los residuos o la implantación de prácticas de construcción sostenible. 

Para simplificar todos estos puntos se puede realizar un procedimiento descriptivo y simplificado de todas las acciones a realizar, así como la habilitación de una plataforma online donde se permite la entrada de las fotografías justificativas de las paralácticas sostenibles, así como de la anotación de los datos de consumo y residuos.

DESCARGA: Certificación Breeam en la práctica, Caso de éxito Nova Cornella

4. Plazos de certificación

Los plazos de consecución de la certificación son una preocupación importante para los promotores. 

Por parte de las organizaciones y entidades certificadoras, queda muy claro y especificado el tiempo de evaluación desde la entrega de la documentación, las revisiones y la obtención de la certificación. 

El problema principal, recae en la planificación por las diferentes partes responsables de las entrega a los consultores de las evidencias justificativas, ya que muchas veces no se valora suficiente el trabajo que conlleva y no se dedica el suficiente tiempo a la certificación, hasta las etapas finales de la obtención de la certificación.

Por ello es muy importante integrar en el proceso de certificación un perfil de gestor de proyecto que se encargue de supervisar que se vayan realizando las tareas asignadas a los diferentes responsables y que se entreguen en los tiempos establecidos.

La persona encargada de seguir los plazos, puede ser el mismo consultor, o puede designarse un miembro del equipo de diseño. Pero es esencial hacerlo desde el inicio para llevar el proceso de certificación de manera correcta y eficaz.

5. Consultoría con amplia experiencia, clave del éxito

Los inconvenientes descritos sólo son los problemas más comunes que se dan en la implantación de las certificaciones sostenibles, y que con la evaluación de diferentes tipos de edificios y diferentes tipos de empresas hemos ido detectando.

El papel ha desarrollar por el consultor es el de saber gestionar con profesionalidad todas las cuestiones que vayan surgiendo, aplicando criterio con la experiencia ganada, permitiendo llegar con éxito a las metas marcadas, sin que ello suponga un quebradero de cabeza.

 

Obra Breeam Bueno Proyecto

 

                                       

Lluïsa Hernàndez

Arquitecta y Asesora BREEAM en Zero Consulting