BLOG

24 noviembre 2017

Comparativa LEED vs BREEAM, Segunda parte: Principales diferencias en su aplicación

Nos fijamos en esta segunda entrega en las diferencias en su aplicación y como nos pueden influir a la hora de decidirnos por una u otra herramienta

leed-breeam-2-5

Como ya vimos en la primera entrega los dos certificados sostenibles más reconocidos y extendidos internacionalmente son LEED (Leadership in Energy and Environmental Design) y BREEAM (Building Research Establishment’s Environmental Assessment Method). A pesar de tener orígenes y características distintas, ambos se han convertido en certificados casi obligatorios para la mayoría de operaciones inmobiliarias de envergadura. Veamos cuales son las claves de cada una.

La elección de una u otra herramienta dependerá de las particularidades del edificio a certificar y de los intereses del promotor.

Distintas metodologías según el tipo de operación

Para empezar, hay que entender que tanto BREEAM como LEED tienen diferentes metodologías para evaluar la sostenibilidad de los edificios dependiendo del tipo de operación. No es lo mismo certificar un edificio en uso, en el que sólo se busca dar valor añadido al activo, que otro que se acaba de adquirir para reformarlo completamente. Por ello, ambas certificaciones tienen herramientas específicas según el caso.

Por un lado, las metodologías que se desarrollan para nuevos edificios o grandes reformas se centran principalmente en el diseño y la construcción del mismo, dejando muy poco margen para evaluar el uso del edificio. En el caso de LEED se llama Building Design and Construction (LEED BD+C) mientras que en BREEAM se llama Nueva Construcción (BREEAM NC).

Por otro lado, las herramientas enfocadas a edificios en uso, parten de una evaluación del edificio, pero sobre todo ponen énfasis en su gestión y mantenimiento y se llaman LEED Operations and Maintenance (LEED O+M) y en el caso de BREEAM, se llama BREEAM en Uso.

Este artículo se centrará únicamente en las aplicaciones para nuevos edificios o grandes reformas: LEED BD+C vs BREEAM NC. Veamos pues las principales diferencias en la aplicación de ambos.

El diseño previo

Ambas herramientas valoran que desde el inicio del proyecto exista un equipo pluridisciplinar, en el que también está incluido el equipo certificador y la propiedad, que establezca objetivos de sostenibilidad y que estudie diferentes estrategias para alcanzarlos. De esta manera, se pueden alcanzar mejores resultados en cuanto a la sostenibilidad del edificio y aprovechar oportunidades que pueden surgir durante el inicio del proyecto, que permiten reducir el presupuesto inicial y ahorrar recursos.  La implicación de la propiedad en este proceso favorece la toma de decisiones importantes desde el inicio del proyecto evaluado aspectos como: la energía, el confort de los usuarios, el diseño de las oficinas, el ambiente de trabajo, el mantenimiento, etc.

 

Proceso integrado de diseño para proyectos con certificación BREEAM y LEED

 

En ambos sistemas de certificación, el proceso integrado de diseño, se presenta como el primer crédito y equivale a un punto. En el caso de LEED, es un único apartado, mientras que en BREEAM forma parte del apartado de Gestión Sostenible, una sección mucho más extensa, que trata otros aspectos como los impactos de las zonas de obras o la puesta en marcha de instalaciones. Aspecto, este último, que LEED trata en el apartado de Energía.

Elección del Emplazamiento

Las dos certificaciones favorecen de forma muy notable la elección de emplazamientos ubicados en zonas desarrolladas y que por tanto, dispongan de buena conectividad con el transporte público y servicios alrededor. Además, LEED premia considerablemente la rehabilitación de edificios existentes, ya que considera que la Huella de Carbono asociada a un proyecto de rehabilitación es mucho menor que la de un edificio nuevo. Por tanto, estudiando bien la ubicación del proyecto, en el caso de LEED se pueden alcanzar hasta 11 puntos para edificios nuevos, y hasta 16 en edificios rehabilitados, mientras que en BREEAM se puede alcanzar un 8% del total de puntos disponibles eligiendo bien el emplazamiento.

En función del emplazamiento se pueden obtener entre un 8% y un 12 % de puntos de partida sin ningún esfuerzo adicional. 

Conservación del entorno

La conservación del entorno se refiere a mantener las condiciones ambientales previas a la construcción del edificio intactas. Esto es obviamente imposible, pero mediante la aplicación de determinadas medidas se puede reducir dicho impacto. En LEED encontramos todos los requisitos sobre este tema en "Parcela Sostenible", mientras que BREEAM llama a su apartado "Uso del Suelo y Ecología". El primero es bastante extenso ya que se tratan aspectos como la contaminación lumínica, la gestión del agua de lluvia, la creación de espacios verdes, etc. Mientras que BREEAM se desarrolla el impacto en el entorno tambien dentro de otros apartados como: Contaminación, Salud y Bienestar, y Agua.

Las principales diferencias recaen en la necesidad para la certificación BREEAM de disponer de un ecólogo que participe en el proceso desde el inicio si se quiere alcanzar una puntuación alta. En cambio, en LEED no es necesario disponer de un técnico especialista para este trabajo, pudiendo el equipo de trabajo optar libremente por las medidas que considere oportunas, siempre y cuando estén respaldadas técnicamente.

LEED además trata algunos aspectos olvidados por BREEAM como el efecto isla de calor, que se debe de combatir con grandes superficies blancas o reflectantes, cubiertas vegetales o placas solares. También premia con hasta dos puntos, tener un mínimo de espacios abiertos, 25% de los cuáles sean zonas verdes.

Transporte

Reducir el uso del vehículo privado y optar por medios de transporte alternativos es un objetivo común de todas las herramientas de sostenibilidad. LEED tiene unos créditos especificos relacionados con la movilidad eléctrica, la reducción de plazas de parking o la proximidad a carril bici. Mientras que BREEAM dispone de una sección exclusiva para transporte, que además valora otros métodos de transporte alternativo como el "car sharing", y también premia la elaboración de un plan de movilidad específico para el proyecto.

 Puntos de carga de vehículos eléctricos en edificios con certificación BREEAM LEED

 Punto de carga para coches eléctricos en una tienda con certificación BREEAM

Salud y bienestar

LEED, desde su última revisión en 2016 (LEED V4), ha colocado a los usuarios del edificio en un puesto destacado, dando mucha más importancia a la salud y confort de los ocupantes. Para ello LEED evalúa aspectos como: el confort térmico, la calidad de aire, el aumento de las renovaciones de aire, las vistas a exterior, la luz natural, el confort lumínico de la luz artificial, la acústica, el deslumbramiento, etc. Muchas de estas medidas ya venían incorporadas en BREEAM sin que haya grandes diferencias en general entre ambas herramientas, a excepción de las exigencias de LEED en cuanto a iluminación natural y deslumbramiento, que si que han puesto muy difícil conseguir créditos en ese apartado. 

 Estudio lumínico con Lightstanza para edificios con certificación BREEAM LEED

Ejemplo de estudio lumínico para las oficinas

Energía

Uno de los aspectos fundamentales en todo edificio sostenible es el ahorro energético y el uso de energías renovables. En ambas certificaciones, este aspecto cuenta alrededor de un 20% del total.

A pesar de esta coincidencia, en el apartado de energía es donde aparece una de las diferencias fundamentales de ambas certificaciones, mientras que LEED utiliza herramientas de simulación energética de reconocido prestigio como Energy Plus, BREEAM opta por el programa HULC que es el avalado por el Gobierno.

LEED utiliza herramientas de simulación energética de reconocido prestigio internacional como Energy Plus.
En cambio BREEAM opta por las herramientas de simulación conforme a la regulación de cada país.
La metodología utilizada por LEED para justificar el cálculo del ahorro energético es mucho más rigurosa, y por tanto los resultados son más creíbles.

Por último, en este apartado también destaca la importancia de la supervisión de la puesta en marcha de las instalaciones, conocido como proceso de Commissioning, que es un prerrequisito LEED mientras que en BREEAM no es obligatorio.

Agua

En referencia al agua, se calcula la demanda exterior e interior, se evalúan las alternativas para reducir su consumo, y se intenta mejorar su calidad. Los dos sellos sostenibles son bastante similares, aunque hay que desatacar el esfuerzo de ambos para la adaptación a nuestro país, donde buena parte del territorio se caracteriza por sus sequías. En el caso de LEED, la reducción del consumo de agua permite la obtención de dos puntos regionales, mientras que en BREEAM se han incorporado créditos que tienen en cuenta la prevención de fugas y escapes de agua.

Materiales

La elección de materiales es un tema complejo que se aborda desde distintos puntos de vista: impacto ambiental, impacto en la salud de las personas, prestaciones, procedencia, métodos de fabricación responsables, etc. Ambas herramientas abordan todos estos aspectos mediante diferentes créditos muy similares. No obstante hay ciertas diferencias que se resumen en estos puntos:

  • Edificios rehabilitados: LEED valora la rehabilitación de edificios otorgando hasta 6 puntos de forma directa sin hacer ningún cálculo. BREEAM, en cambio, apenas tiene en cuenta que las partes rehabilitadas de un edificio reducen el impacto del ciclo de vida, ya que evitan el uso de materiales nuevos.
  • Fabricación Responsable: BREEAM tiene en cuenta el proceso de fabricación responsable de los productos, más alla de la madera, valorando que las empresas fabricantes dispongan de la  ISO14001.
  • Procedencia de los materiales: LEED Valora la distancia al origen de procedencia de los productos, mientras que BREEAM lo contempla en menor medida dentro del apartado de evaluación del análisis del ciclo de vida. 

Conclusión

Cómo se puede ver ambas herramientas, plantean importantes retos al mercado que abarcan desde los fabricantes de productos hasta los usuarios, pasando por todo el proceso de diseño y construcción. Aunque son muy similares tienen diferencias importantes, por ello es más que recomendable contar con el asesoramiento experto de consultores independientes que sirven de guía y orientación en la toma de decisiones desde el inicio del proyecto. Podéis consultar nuestra cartera de proyectos BREEAM y LEED para tener una idea del tipo de proyectos que se pueden certificar con cada herramienta.

Artur Garcia Cifre

Director de Proyectos en Zero Consulting