BLOG

13 octubre 2020

La rehabilitación energética como estrategia para la promoción de la construcción sostenible

Presentación del primer edificio residencial rehabilitado con certificación  VERDE 4 hojas como ejemplo de proyecto de rehabilitación energética en cascos urbanos.

rehablitación_energética

¿Por qué nos debe interesar la rehabilitación energética?

Los años pasan y para los edificios, también. Y aunque la mayoría de nuestro parque inmobiliario actual está considerado como joven hay varios factores que promueven su rehabilitación. En los últimos años se ha observado un notable crecimiento de la actividad de la rehabilitación representando un 55,7% el volumen de negocio total del sector de la edificación en el 2018 y superando por tercer año consecutivo el volumen de negocio de la construcción en obra nueva (ERESEE 2020). 

Las razones no son pocas. Las políticas del Pacto Verde Europeo de la UE exigen una descarbonización del sector para el 2050, la gran huella ambiental derivada de la construcción, la limitación espacial en el parque urbano existente y la reciente inversión estatal para la rehabilitación energética de los edificios indican que todo apunta a que la rehabilitación de los edificios será uno de los factores clave para el futuro del parque inmobiliario europeo. 

La sostenibilidad asociada a la rehabilitación de edificios

En materia de sostenibilidad, la rehabilitación energética presenta varias ventajas respecto la obra nueva: promueve la conservación espacial, material y patrimonial del tejido urbano; mejora el comportamiento energético de los edificios existentes y representa un ahorro económico del consumo energético de la vivienda tanto para el promotor como el usuario final.

A nivel normativo, el Documento Básico de Ahorro de Energía del CTE  describe las intervenciones a realizar de obligado cumplimiento para el ahorro de energía en los edificios de nueva construcción e intervención en edificios existentes. 

Aún así, ¿qué tipo de construcción es más sostenible: la rehabilitación energética o la obra nueva? ¿es el nuevo CTE 2019 suficientemente estricto en la promoción de la vivienda sostenible?

Es evidente que cada proyecto es diferente y que no es posible obtener una respuesta firme al respecto. Podemos construir muy bien y rehabilitar muy mal, o viceversa. Lo que sí que observamos es que las exigencias del CTE 2013 no son suficientemente estrictas para la promoción de la construcción sostenible.

Nueva llamada a la acción

Caso de estudio: Rosalía de Castro

Se trata de un edificio del año 1945, ubicado en Barcelona y gestionado por la propiedad de Europ-Traal. Por motivos de mantenimiento, inversión y responsabilidad ambiental Europ-Traal decide apostar por una rehabilitación integral del edificio y certificarlo con la herramienta de sostenibilidad del GBCe, VERDE. Nuestra compañera y asesora VERDE Alba Campos se encarga del project management y toda la gestión asociada al proceso de la certificación sostenible. 

certificado verde

La estrategia de sostenibilidad consiste en:

  • Estudiar el comportamiento energético del conjunto del edificio realizado una simulación energética
  • Reducir la demanda energética a través diseño de sistemas pasivos
  • Optimizar el consumo del edificio mediante la aplicación de tecnologías bajas en carbono
  • Conseguir la máxima puntuación de VERDE

La herramienta VERDE (Valoración de Eficiencia de Referencia de Edificios) calcula el resultado final de la certificación como una ponderación de los impactos reducidos en comparación a un edificio de referencia definido con las exigencias mínimas del CTE aplicable, en este caso, el CTE 2013.

Dado este proceso, y como consultoría especializada en la sostenibilidad de los edificios, nos resultó interesante comparar los requerimientos mínimos de energía exigidos por el CTE 2013, tanto en obra nueva como en rehabilitación, con los resultados del proceso de certificación sostenible VERDE.

¿Qué observamos?

certificado_verde_cte

  1. La aplicación de las exigencias de VERDE mejoran notablemente el comportamiento energético del edificio con respecto a las exigidas por el CTE 2013 tanto en obra nueva como en rehabilitación,
  2. En relación a la demanda energética, consumo y las emisiones de carbono asociadas a la energía se observa que el edificio de referencia de obra nueva del CTE 2013 es más exigente que el edificio de referencia de rehabilitación del CTE 2013.
  3. Aunque ni el CTE 2013 o del 2019 obliga a realizar el Análisis del Ciclo de Vida, la herramienta VERDE sí obliga. Y los edificios de referencia que compara la certificación sostenible están basados en las soluciones constructivas tradicionales españolas. Al realizar la comparativa se observa que las soluciones constructivas propuestas en materia de rehabilitación generan una huella ambiental menor que las de obra nueva.

A continuación detallamos las intervenciones para la reducción de la demanda energética global y para minimizar la huella ambiental del edificio.

Intervenciones para la reducción de la demanda energética

Infografia_RosaliaDeCastro

Actuación en la envolvente existente

Se propone una mejora de aislamiento en función de la orientación de las fachadas (aumento en cubierta, sistema SATE en la fachada medianera y trasdosado en la fachada principal). Se realiza un seguimiento de su correcta ejecucción durante todo el proceso de rehabilitación. Y aunque por demanda del edificio no se requiere se realizan dos tests blower door, uno para cada tipología de vivienda.  

Instalación de dispositivos de ahorro energético y baja contaminación

Se instalan detectores de presencia y sondas de iluminación, así como luminarias exteriores que no generen contaminación lumínica.

Estudio del comportamiento energético de los materiales exteriores

Sustitución de acabados exteriores con pavimentos fotocatalíticos claros que no participen en el efecto de isla de calor.

Instalación de sistemas activos de tecnologías bajas en carbono:

Incorporación de sistemas de energía renovable formado por placas solares térmicas y aerotermia, con refrigerantes R32 que tienen un comportamiento más respetuoso con el medio ambiente y más eficiente.  Puesta en marcha para comprobar su correcto funcionamiento.

Estudio iluminación natural

La integración de la iluminación natural con el diseño de la iluminación artificial garantiza la reducción del consumo energético del edificio. Sin embargo su estudio suele ser complexo en rehabilitaciones de edificios debido a la geometría existente del edificio. En este caso, no se pudo conseguir con las exigencias de la certificación VERDE debido a las características volumétricas definidas del edificio en cuestión. 

Agua

Incorporación de grifería con apertura en frío, reutilización del agua de lluvia para el riego de plantas autóctonas y instalación de elementos sanitarios con bajo caudal.

Materiales

Uso de materiales locales, obtenidos de recursos naturales, reciclados o con bajas emisiones de COVs.

Una vez aplicadas estas medidas pasivas, ¿qué representan estas intervenciones en materia de energía en comparación a las exigidas por el CTE?

Resultados tras las intervenciones

comparativa_sostenibilidad_CTE

Se observa que, en comparación con el edificio de referencia de rehabilitación definido por el CTE, la rehabilitación energética con criterios VERDE representa:

  • Una reducción del 68% de la demanda total en calefacción y refrigeración
  • Se minimiza un 84% el consumo total de energía primaria no renovable en calefacción,  refigreración y consumo de ACS
  • Una mejora del 88% de las emisiones de CO2 asociadas

Si lo comparamos con el edificio de referencia de obra nueva definido por el CTE 2013, la rehabilitación energética con criterios VERDE representa:

  • Una reducción del 15% de la demanda total en calefacción y refrigeración
  • Una mejora del 54% en el consumo total de energía primaria no renovable en calefacción,  refigreración y consumo de ACS
  • Un 65% de mejora en las emisiones de CO2 asociadas

Como hemos comentado anteriormente, el CTE (2013, ni la nueva versión 2019) no contemplan el cálculo de la huella ambiental del edificio, por lo que no es obligatorio realizar un análisis del ciclo de vida del edificio. VERDE, en cambio, exige su estudio y compara sus resultados con edificios de referencia basados en soluciones constructivas comunes del parque construido español. 

Si trasladamos los resultados de las intervenciones en kg de emisiones de CO2 equivalentes, observamos que las emisiones del edificio de Rosalía en comparación al edificio de referencia de rehabilitación de VERDE:

potencial_calentamiento_global

  • Se reducen un 18% las emisiones derivadas de la energía primaria no renovable
  • El potencial de calentamiento global (GWP)se reduce un 5%

Y en el caso de compararlo con el edificio de obra nueva definido por VERDE:

  • Se reducen un 71% las emisiones derivadas de la energía primaria no renovable
  • El potencial de calentamiento global (GWP) se reduce un 21%

Conclusiones

Como indicábamos al inicio del artículo, no hay una regla exacta cuando se calcula la sostenibilidad de un edificio. Cada proyecto es diferente y su comportamiento con el medio ambiente dependerá de la voluntad de su propietari@ y usuari@, su ubicación, geometría, diseño y funcionamiento. 

Aun así, las normativas estatales ayudan a promocionar intervenciones para la mejora del comportamiento energético de los edificios y la reducción de su huella ambiental. Sin embargo parece ser que la exigencia de la sostenibilidad no ha sido suficiente hasta el momento. Un estudio reciente indica que alrededor del 75% del parque inmobiliario de la Unión Europea se considera ineficiente desde el punto de vista energético.

Veremos en los próximos años si la exigencia de ahorro del 40% de consumo de energía primaria no renovable dictada por el nuevo CTE 2019 mejora el impacto ambiental urbano.


Si quieres saber más:

Nina Turull Puig