BLOG

27 junio 2017

Actualización documentos de ahorro energético y salubridad del CTE.

1. Definición de edificio NZEB

El pasado 23 de junio de 2017 se publicaron una serie de actualizaciones en la documentación del CTE. En primer lugar, se ha modifica el apartado HE1 del documento básico DB-HE “Ahorro de energía” en el apartado de ámbito de aplicación de la sección HE1, redefiniendo los edificios que quedan exentos de dicha normativa y se define que un edificio de consumo de energía casi nulo es el que cumple con el CTE aprobado en 2013.

2. Reducción de los caudales mínimos de ventilación

No obstante, a pesar de la importancia que tiene, que ya por fin tengamos una definición legal de lo que es un edificio de consumo casi nulo en España, el cambio más importante a nuestro entender es el que se ha introducido en el documento básico DB-HS “Salubridad”. En su sección HS3 Calidad del aire interior, se realiza una revisión de todo el apartado número 2, modificando las exigencias mínimas de aportación de aire en locales habitables. Dicha revisión implica una reducción del caudal de aire aportado ya que, en la versión anterior, la aportación de aire en las salas secas se calculaba por número de ocupantes y por el uso de dicha estancia, sin tener en cuenta el tamaño del edificio.

En la actualidad, la normativa distingue los edificios por el número de dormitorios dando el caudal mínimo necesario, dependiendo de la cantidad y el uso de cada estancia, resulta una reducción en el caudal de entre 1 y 2 l/s por espacio. Otro de los cambios que implica la revisión del apartado 2, es la revisión de los caudales de extracción, que ahora se calcula igual que los caudales de impulsión. De esta forma no se difiere entre la cocina y las cámaras higiénicas, dando más juego a la hora de distribuir dichos caudales.

Con todo ello se consigue ajustar mejor los sistemas de ventilación mecánica reduciendo el caudal necesario entre un 20 y un 40%.

En nuestra opinión es un cambio positivo ya que hasta ahora se sobredimensionaban estos equipos y luego en la práctica los usuarios siempre los hacían funcionar a la mínima velocidad.

Artur Garcia Cifre

Director de Proyectos en Zero Consulting