Edificios sostenibles, ¿por qué? ¿Cómo se mide su sostenibilidad?

edificios sostenibles

Saludables, eficientes y respetuosos con el entorno son algunos de los rasgos que caracterizan a los edificios sostenibles. Pero ¿cómo se evalúa y certifica su sostenibilidad?

Un edificio sostenible ha de ser respetuoso con el medioambiente, confortable y —al contrario de lo que se pueda pensar— no tiene por qué ser más caro que un edificio convencional. Es más, será un inmueble que ahorre energía, lo que a largo plazo lo hará más económico incluso. Pero ¿cómo sabemos si es realmente sostenible?, ¿qué otras características debe cumplir? Respondemos a todas estas cuestiones; comprobamos cómo se verifica dicha sostenibilidad y por qué tiene sentido hacer certificaciones de sostenibilidad en los edificios.

¿Qué es un edificio sostenible?

Desarrollo sostenible: Aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones. - Informe Brundtland, 1987.

Entre sus prioridades,  Europa propone un desarrollo sostenible, la «promoción de una economía que haga un uso más eficaz de los recursos, que sea más verde y competitiva». Debemos desvincular el crecimiento económico del deterioro del medioambiente. Y este es un desafío que la edificación sostenible puede ayudar a solventar.

La edificación sostenible hace un uso más eficiente de los materiales, la energía e implica un impacto menor sobre la naturaleza. Son edificios sostenibles aquellos diseñados y construidos aplicando los conceptos de sostenibilidad desde el inicio y a lo largo de todo su ciclo de vida. Se trata de inmuebles saludables, confortables, de bajo impacto ambiental y alta eficiencia energética.

Características de los edificios sostenibles

Un edificio sostenible debe ser, por tanto:

  • Confortable y más saludable. A los edificios sostenibles o ecológicos se les atribuye una mejor calidad ambiental, interior y mejor salud de sus ocupantes.
  • Estar alineado con los objetivos medioambientales dictados por los ODS de las Naciones Unidas.
  • Eficiente en energía y otros recursos. Cumple con la normativa relativa a la eficiencia energética de la edificación. Es un edificio de consumo energético bajo o casi nulo, y esta energía procede además de fuentes renovables. Según un estudio de edificios con certificación LEED —herramienta que trataremos en el siguiente apartado—, estos reducen los consumos de energía, agua y los desechos, lo que supone ahorros del 30 al 97 %.
  • Más productivo y rentable. De acuerdo con este mismo estudio, los costes operativos de un edificio sostenible pueden disminuir entre un 8 y un 9 %, mientras que su valor se incrementa hasta un 7,5 %. Asimismo, muchos de estos inmuebles perciben aumentos en el retorno de la inversión de hasta el 6,6 %.

edificios sostenibles_cómo saberlo
Verificando la sostenibilidad: ¿cómo saber si un edificio es sostenible

Para poder comparar edificios, hablar de sostenibilidad como un término genérico no tiene sentido. Deben existir herramientas para medir dicha sostenibilidad de forma objetiva. Así pues, organizaciones internacionales han desarrollado distintas maneras de evaluar la sostenibilidad en la edificación. Entidades independientes que se encargan de certificar los proyectos de construcción sostenible.

A continuación, se describen brevemente las certificaciones de sostenibilidad de edificios que se usan con más frecuencia junto con sus organismos certificadores:

  • BREEAM (Reino Unido): sistema de calificación y certificación de edificios sostenibles creado en 1990 por BRE, Building Research Establishment, una organización líder mundial en investigación de la construcción sostenible. BREEAM fue el primer método de evaluación ambiental del mundo en edificación.
  • WELL (EE. UU.): del International WELL Building Institute, es la primera herramienta de evaluación de edificios centrada en la salud y el bienestar humanos. Mide las características del entorno construido que afectan a los ocupantes mediante la observación de 7 factores: aire, agua, nutrición, luz, estado físico, confort y mente.
  • LEED: lanzada por el U.S. Green Building Council (USGBC), o Consejo de la Construcción Ecológica de Estados Unidos, en el 2000. Evalúa diversos criterios mediante indicadores de sostenibilidad agrupados en 7 categorías. Su objetivo es reducir el impacto ambiental de los edificios considerando todo su ciclo de vida. Los niveles de certificación LEED son: Certificado, Plata, Oro y Platino.
  • VERDE: desarrollada en 2009 por el Green Building Council español (GBCe), o Consejo para la Edificación Sostenible en España, en colaboración con expertos asociados. Esta herramienta de certificación de la sostenibilidad utiliza un edificio que cumple con las exigencias mínimas como referencia para otorgar el valor final de su evaluación.
  • Certificación DGNB: del Green Building Council alemán en colaboración con el Ministerio Federal de Transporte, Construcción y Desarrollo Urbano de Alemania. La metodología DGNB evalúa la sostenibilidad del edificio de manera global en función de los aspectos medioambientales, económicos, socioculturales y funcionales, y de calidad.

Hay múltiples beneficios ambientales y económicos asociados al diseño de edificios sostenibles, muchas veces logrados gracias al uso de sistemas de certificación. Para poder asegurar que un edificio es realmente sostenible es recomendable que esté acreditado por una entidad independiente como las citadas aquí. Antes, una consultoría externa ayuda a evaluar el grado de compromiso del proyecto con el medioambiente y mejorar su sostenibilidad con el fin de obtener la mejor calificación.