Bioconstrucción, ¿Arquitectura tradicional o nuevas formas de construir?

bioconstruccion

A lo largo de la historia, los humanos hemos sido arquitectos innatos realizando una lenta transformación de nuestro entorno. La bioconstrucción reenfoca la arquitectura para aportar soluciones de edificación más armónicas y sostenibles.

La bioconstrucción es un modo de edificar que es, en principio, más respetuoso con el medioambiente. Se centra en el aprovechamiento y la búsqueda de un bajo impacto tanto ambiental, como económico, y va en contra de los conceptos de construcción masiva que prioriza tan solo criterios económicos.

La política de construcción masiva de las últimas décadas es insostenible. Construir, transforma el ambiente que nos rodea y, como cualquier actividad humana, conlleva un impacto sobre el medioambiente y la salud de las personas. Debemos buscar nuevas formas de edificar, pensando en la implicación de determinadas acciones en la naturaleza. La bioconstrucción trata de minimizar dicho impacto ambiental a través de la elección de materiales ecológicos y locales, la integración del proyecto en el entorno o procurando la eficiencia energética.

¿Qué es la bioconstrucción? ¿En qué consiste?

La bioconstrucción hace referencia a los procesos constructivos realizados con materiales ecológicos o de bajo impacto ambiental —biomateriales—, de proximidad y con el menor gasto energético; por ejemplo, materiales vegetales como la piedra, la madera o la arcilla cocida. Esta otra forma de construir se basa en nuevos modelos de edificación más sostenibles, en la aplicación de técnicas de diseño y construcción para viviendas u otras edificaciones «verdes».

Se trata de una alternativa a la construcción de edificios tomando conciencia del entorno, con foco en un desarrollo sostenible que optimice el uso de los recursos naturales. Sistemas constructivos a favor de las arquitecturas de tierra, en la que se evocan los elementos de la naturaleza: tierra (suelo), agua, fuego y aire (luz, energía, viento). El objetivo es minimizar el impacto que la edificación actual tiene sobre el medioambiente. 

bioconstruccion-que-es

¿Cómo plantear los proyectos? Principios de la bioconstrucción

La sociedad demanda soluciones para evitar el deterioro de nuestro planeta. Necesitamos una construcción racional para afrontar los nuevos retos a los que nos enfrentamos. Y en una arquitectura sostenible, son factores esenciales:

El uso de biomateriales

En la construcción impera la tecnología del hormigón: pilares, forjados, vigas, viguetas de hormigón armado pretensadas y con acero... Y en muchas ocasiones, estos elementos estructurales pueden sustituirse por muros autoportantes, cerchas, arcos y bóvedas. La bioconstrucción hace uso de materiales reciclados, reciclables o extraíbles mediante procedimientos sencillos y de bajo coste. Materiales biocompatibles que no impliquen toxicidad para las personas y/o el medioambiente.

La sostenibilidad

Priorizar los sistemas de edificación con opciones de sostenibilidad, la integración de la vivienda en el entorno que la rodea, la eficiencia energética y construcción biopasiva, etcétera. Como en esta vivienda en Mallorca, una edificación ecológica y pasiva en el que se ha logrado un equilibrio entre diseño arquitectónico y casa eficiente.

La colaboración

Para diseñar y construir viviendas ecológicas es preciso también alcanzar un compromiso con las distintas partes o disciplinas involucradas en el proyecto (diseñadores, arquitectura, ingeniería, propiedad, ocupantes y constructores). Implicar a todos los actores desde el inicio, para abordar el proyecto desde una visión interdisciplinar.

El bienestar

Esta forma de construcción ecológica y sostenible crea hábitats adecuados a las personas, respetando al mismo tiempo el medio donde se lleva a cabo. Se debe procurar un diseño de la vivienda personalizado, adaptado a las necesidades de sus ocupantes y usuarios.

Aspectos a considerar en la construcción de casas ecológicas

Un decálogo de buenas prácticas de bioconstrucción comienza por estudiar los recursos de la zona y, en base a ellos, «integrar» la edificación más que «ocupar». Posteriormente, se determinan los sistemas y equipos más adecuados para obtener la energía que necesitamos y que consideren el ahorro. En concreto, debemos tener en consideración:

  • La ubicación e integración de la vivienda en el entorno. Evitando poner en peligro el ecosistema, procurando respetar el estilo arquitectónico tradicional de la zona, la distribución de espacios eficiente, siempre que sea posible una buena orientación para el máximo aprovechamiento lumínico y térmico, etc.
  • Un estudio del entorno. Esto es, de los recursos naturales del lugar buscando su aprovechamiento sin limitar su perdurabilidad: climatología, insolación (luz solar natural), geología e hidrogeología, pluviometría, vientos dominantes (intensidad, dirección y temporalidad) y biomasa, entre otros.
  • La estructura y elección de materiales sostenibles y locales. Son propios de la bioconstrucción los materiales primarios, es decir, de materias primas mínimamente elaboradas y a ser posible del lugar a edificar, como piedra, adobe, maderas y derivados. Asimismo, se optará por el empleo de recursos constructivos de la zona. En la rehabilitación de este caserío en Euskadi se han utilizado materiales locales y aprovechado los elementos originales, optimizando los costos.
  • La implantación de sistemas y equipos altamente eficientes: incorporación de energías renovables aprovechables en el lugar (paneles solares, fotovoltaica, aerogeneradores, biomasa, biogás, etc.) y bioclimática (captación solar pasiva, pantallas, aleros, galerías de ventilación, cubiertas vegetales, atomizadores para el ahorro de agua, etc.).
bioconstruccion-principios

Todas las medidas planteadas son una alternativa al diseño de edificios pensando en la reducción de recursos y la economía circular. Una nueva forma de construir en la que sumamos los conocimientos que la naturaleza nos proporciona al conocimiento y los avances tecnológicos actuales como la mejor base de datos. Para alcanzar un equilibrio entre el planeta y nuestra especie.